miércoles, 31 de mayo de 2017

El C-130 Hércules bombardero detecta al buque abastecedor RFA Fort Grange


C-130 Hércules : interdicción lejana en alta mar

El 31 de mayo, en la posición 46°30´S 37°19´W detectamos en el radar un eco a 200 millas náuticas, realizamos el procedimiento habitual y a 130 pies de altitud nos dirigimos por navegación radar hacia el objetivo, sin viento en superficie y atravesando bancos de niebla.
<
Mantuvimos esa altitud y el rumbo de intercepción, pero la niebla cada vez nos dejaba ver menos por lo que descendimos a 100 pies y estando a 10 millas náuticas del objetivo por radar, observamos que el buque estaba cambiando su rumbo y velocidad, quizás intentando ocultarse en una niebla marina mucho más densa.

A dos millas náuticas por radar, debimos descender hasta 50 pies (15 metros) por radioaltímetro sobre el mar, ya que nos era imposible hacer contacto con la superficie, casi no había visibilidad, y a una milla ante el peligro de colisionar con el buque hicimos escape y nos retiramos del lugar, sin poder visualizarlo.

Regresamos a El Palomar, habiendo volado 12.7 horas y recorrido 3.465 millas náuticas.

El buque que no pudimos identificar era el RFA Fort Grange, integrante de la Real Flota Auxiliar de la marina inglesa que se dirigía a incorporarse a la fuerza de tareas para cumplir funciones de abastecimiento. Sus características eran una eslora de 607 pies, una manga de 79 pies y un desplazamiento de 23.384 toneladas y estaba equipado con cuatro ametralladoras 7,62 de propósitos generales.


Al mando del capitán D M G Averill CBE (Orden del Imperio Británico en el grado de Comandante)
y con 127 tripulantes cumplió el siguiente itinerario, de acuerdo a su historial:

13 de mayo: zarpó de Devonport para unirse a la flota británica
22 de mayo: arribó a la Isla Ascención
24 de mayo: partió de la Isla Ascención
26 de mayo: ingresa en la TEZ (Zona de Exclusión Total) en torno a Malvinas
30 de mayo: se le ordena alejarse de la costa de América para evitar ser detectado por aeronaves argentinas (libro de bitácora del RFA Fort Grange)
31 de mayo: es sobrevolado por un C 130 argentino, cuando estaba próximo a unirse al grupo de batalla
Grupo de Batalla; nosotros no lo vimos.
03 de junio se unió al grupo de batalla para apoyar el RFA Fort Austin
05 de junio inicia la transferencia de elementos de abastecimiento al RFA Fort Austin
06 de junio completa la trasferencia de elementos
09 de junio: ingresó al estrecho San Carlos
17 de agosto: zarpó de las Malvinas para regresar a Gran Bretaña
A este buque unos años después se le cambió el nombre por RFA Fort Rosalie y aún continúa prestando servicio la armada británica.

Relato de un tripulante del RFA Fort Grange

El Teniente (Royal Navy) John Charles Osmond que se desempeñaba como ingeniero de mantenimiento de los 3 helicópteros Sea King que llevaban a bordo, relata lo siguiente: “ el 31 de mayo por la mañana me encontraba en la popa del buque, observando los pájaros que volaban en nuestra estela. En esa posición se puede escuchar el ruido exterior y comencé a oír el zumbido de la turbina de un avión, oía el ruido de la aeronave que estaba en alguna parte, pero no estaba seguro dónde.



Me contacté con el puente y al comienzo mi información fue cuestionada, sin embargo nos preparamos para un ataque, sabíamos que un buque cisterna había sido atacado. Nuestro armamento consistía en dos ametralladoras 7,62 mm - gp - y tal vez 12 fusiles FN 7,62 mm.

A los 15 minutos el ruido desapareció y un momento después al dar un paso atrás en la cubierta de vuelo vi, lo que hoy sé que era el TC - 68, que pasaba ligeramente a la izquierda de nuestro camino; pasó la suficientemente cerca para que pudiera verle la identificación de color amarillo y la escarapela azul y blanca, estaba en un viraje cerrado a la derecha de nuestra estela.

A partir de ese día nos preparamos para recibir una nueva visita del Hercules, colocando dos ametralladoras de propósitos generales (GPMG) más en el techo del hangar y preparamos un lanzador de misil antitanque Milan para defendernos.”

Objetivo cumplido

La información reunida confirma que el objetivo de la interdicción aérea lejana se cumplió satisfactoriamente, ya que los buques enemigos que navegaban por el océano Atlántico recibieron la orden de alejarse del continente americano para evitar ser detectados por los aviones de la Fuerza Aérea Argentina.

Tal como está registrado en el libro de bitácora, al día siguiente del ataque al British Wye y como se observa en el croquis el RFA Fort Grange cambio su derrota para alejarse del continente.

El RFA Fort Grange regresó en otra oportunidad a las islas, ganó honores de batalla en la guerra de Malvinas y en febrero de 1986 cuando se encontraba en la Zona de Protección de las Malvinas fue visitado por la Primer Ministro Margaret Thatcher.

Escape

El 1 de junio luego de cinco horas sobre el mar detectamos un eco en las coordenadas 47°15 S 28°55 W, hicimos el procedimiento de rutina, alejándonos en altura y regresando en vuelo bajo y en navegación radar.
Las condiciones meteorológicas eran marginales, escasa visibilidad, viento fuerte, mar muy picado, lluvia y turbulencia fuerte, cuando visualizamos a corta distancia (entre 1 y 2 millas náuticas) una fragata tipo 22 que cambiaba el rumbo entre las olas, supuestamente había detectado al avión. De acuerdo a lo ordenado se ejecutó el escape en un viraje chato, momento en el cual un tripulante informa que observa el despegue de un helicóptero desde buque.

Se continuó volando en el área asignada en busca de otros objetivos sin resultado, regresamos y aterrizamos en El Palomar a las 21.30 horas, cumpliendo con el vuelo más largo de todos, fueron 14.15 horas.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Otros sitios interesantes