sábado, 24 de noviembre de 2018

Malvinas : operaciones clandestinas y espionaje británico apoyados por Chile (II)


Malvinas : operaciones clandestinas y espionaje británico apoyados por Chile - Segunda Parte

Entre los aviones de reconocimiento de que la RAF disponía, el Canberra PR.Mk 9 era probablemente el más adecuado para operar en Chile; su autonomía de vuelo le permitía, partiendo de Punta Arenas, sobrevolar la Argentina y las islas Malvinas. Por otro lado, su desempeño a gran altitud hacía difícil interceptación.

El equipo fotográfico sofisticado garantiza buenos resultados y una distancia segura de las defensas enemigas. La RAF ya había equipado sus PR.Mk 9 con receptores de alerta por radar y un sistema de navegación aerotática mejorado. Los aviones podían portar también un sistema rastreador infrarrojo para reconocimiento nocturno y con cualquier tiempo. Los aparatos ya habían operado sobre bases en el exterior, como en Belice, Egipto y Dinamarca. Los centros de interpretación de datos de reconocimiento aerotransportados pueden haber sido llevados al sur de Chile, vía Belice, por aviones de transporte Hercules de la RAF con insignias chilenas.

Bombardero de origen británico Canberra regalados por el Reino Unido a Chile por los servicios prestados

Los aviones Canberra del Escuadrón 39, de la base de Wyton, fueron enviados a Chile. Los aviones Canberra del Escuadrón 39, de la base de Wyton, fueron enviados a Chile.

Uno de los tres Canberra PR.Mk 9 que dejó Wyton el 15 de octubre de 1982, de viajar a Chile.


El papel de los Hercules

Se sabe que la Escuadrilla de Fuerzas Especiales del Escuadrón 47 desempeñó un papel importante en la Guerra de las Malvinas, ejecutando la mayor parte de las misiones de lanzamiento en vuelo de largo alcance, pero pocos detalles fueron revelados de las operaciones clandestinas. Uno de los oficiales del Escuadrón 47, el capitán-aviador Harold Burgoyne, recibió una Cruz de Aeronáutica, oficialmente por haber llevado a cabo la primera misión de lanzamiento en vuelo después de que su avión reabastecido en el aire el 16 de mayo. De hecho, fue un viaje de más de 24 horas, cubriendo 10 140 km, para lanzar ocho paraquedistas y 455 kg de equipamiento. No difería mucho, sin embargo, de las otras dieciocho misiones de ese tipo que siguieron, y puede haber otros motivos para que Burgoyne sea el único piloto de Hercules que recibe la Cruz de Aeronáutica.


Se cree que durante el conflicto, dos o tres Hercules de la RAF operaron con base en Chile, con insignias chilenas. Después de la guerra, dos de estos aparatos fueron vistos en Lyneham, Inglaterra, con señales de que el número de serie chileno había sido borrado y ostentando una estrella blanca en la deriva, además de los textos, incluso con error ortográfico, "Fuerza Area de" Chile "en la nariz. Los aparatos, identificados en la RAF como XV192 y XV292, parecen haber utilizado, ambos, el número chileno 996. Es interesante notar que, en marzo de 1981, el XV192 había tenido que recibir reparaciones en el ala, exigidas por daños hechos a bala por los alemanes orientales; esto lleva a creer que el avión estaba equipado para misiones de espionaje electrónico o infiltración clandestina.


Algunos periódicos británicos afirmaron que, tras el hundimiento del HMS Sheffield (gracias a la combinación de misiles Exocet y aviones Dassault-Breguet Super Étendard usada por los argentinos), habría habido un "acuerdo secreto. anglochileno ". Obedeciendo a ese acuerdo, varios aviones McDonnell Douglas Phantom de la RAF habrían sido trasladados a una base en Chile. Esta noticia puede haberse originado de confusión con el desplazamiento de los Canberra hacia Punta Arenas o el de algunos Phantom del Escuadrón 29 para la isla de Ascensión; puede también haber sido un golpe propagandístico para inquietar a los argentinos. Nunca se ha probado que los aviones Phantom de la RAF se trasladaron a bases chilenas.

Los helicópteros Sea King

Además de los Canberra y Hercules, Punta Arenas parece haber hospedado helicópteros Sea King de la Marina Británica, probablemente para infiltrar equipos de espionaje y sabotaje del SAS en Argentina, con el objetivo de inutilizar los aviones Super Etendard antes que los elementos más grandes y más vulnerables de la fuerza de trabajo británica llegar a las islas Malvinas. Se afirma que catorce oficiales del SAS y de los servicios secretos, comandados por un cierto teniente coronel Tudor, fueron trasladados al regimiento de paracaidistas, a fin de tener su presencia oficializada el 11 de mayo.

En la noche del 17 de mayo, dos Sea King equipados para vuelo nocturno pertenecientes al Escuadrón 846 fueron transferidos del HMS Hermes al HMS Invincible; este último crucero y la fragata HMS Broadsword dejaron entonces la fuerza de tarea y se desplazaron hacia el oeste, a 25 nudos, con los radios y radares en silencio. A las 3h15min GMT, el Sea King ZA290 despegó del Invincible, llevando al equipo del SAS. Los dos barcos volvieron, entonces, a la fuerza de tarea, con el Sea King de reserva aún a bordo del crucero. La única otra noticia que se tiene del ZA290 es que, en la noche del 18 de mayo, hizo un aterrizaje forzado en la playa de Agua Fresca, 18 km al sur de Punta Arenas, en territorio chileno. Los tres hombres que estaban a bordo encendieron el helicóptero y se dice que estuvieron desaparecidos por varios días antes de entregarse a las autoridades chilenas. Circula, pero otra versión, según la cual la tripulación del ZA290 fue rescatada casi inmediatamente por un helicóptero chileno que ella misma había llamado, y que las autoridades británicas y chilenas combinaron su "descubrimiento" para la víspera del principal desembarque de las fuerzas de Gran Bretaña, Bretaña en las Malvinas.

Sea King británico que transportaban a tropas de infiltración británica a Tierra del Fuego y posblemente a Patagonia

Los testigos oculares chilenos revelaron que la tripulación del Sea King ZA290 fue recogida por un helicóptero chileno, una vez que encendió su avión. Los testigos oculares chilenos revelaron que la tripulación del Sea King ZA290 fue recogida por un helicóptero chileno, una vez que encendió su aeronave.

No se conoce el objetivo de la misión del Sea King; puede haber sido la infiltración de un equipo del SAS para sabotear a los Super Etendard, o de un grupo de reconocimiento para relatar por la radio el despegue de aviones de ataque. Puede haber sido, también, un embuste para despistar a los argentinos, obligándolos a pasar tiempo y recursos. Jon Snow afirma que un oficial de inteligencia chileno llamado Mario Burgos le mostró una foto aérea de Rio Grande, en la parte argentina de la Isla Grande de la Tierra del Fuego, mostrando cinco aeronaves quemadas en el suelo.

Cualquiera que haya sido el resultado de la misión, el piloto, teniente de los infantes de marina Richard Hutchings, y el copiloto, teniente de la Marina Alan Bennett, recibieron la Cruz de Servicios Relevantes; el otro tripulante, suboficial P. B. Imrie, recibió la Medalla de Servicios Relevantes.

Otra unidad británica involucrada en operaciones clandestinas de recolección de inteligencia fue el Escuadrón 51, que es la unidad de Elint de la RAF equipada con aviones Nimrod. Su participación en el conflicto sólo fue confirmada cuando la unidad recibió condecoraciones de combate. Uno de los aviones del escuadrón (ellos eran tres) recibió sonda para reabastecimiento en vuelo y tal vez todos ellos operaron con base en la isla de Ascensión. Se habla mucho que, durante el conflicto, uno de esos Nimrod despegaba de territorio chileno.

Avión Nimrod británico 

Un Sea King HC.Mk 4 se acerca a la cubierta del HMS Fearless. Este buque estaba equipado con un complejo sistema de telecomunicaciones y era el apoyo ideal a las actividades del SAS.Un Sea King HC.Mk 4 se acerca a la cubierta del HMS Fearless. Este buque estaba equipado con un complejo sistema de telecomunicaciones y era el apoyo ideal a las actividades de SAS.

Compensación británica a Chile

Se conoce muy poco lo que Gran Bretaña obtuvo el supuesto acuerdo anglo-chileno. Sin embargo, Chile ganó mucho más aparente. Gran Bretaña obstruyó las investigaciones de las Naciones Unidas sobre violaciones de derechos humanos en Chile, presentando objeciones en cuanto a la reapertura de una porción de investigaciones y absteniéndose de votar una moción de condena del procedimiento del gobierno, militar chileno en cuanto a la democracia y los derechos derechos humanos.

Las restricciones a la venta de armas a Chile fueron obviamente suspendidas, pero después de denuncias en ese sentido el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña alegó que el embargo ya había terminado en julio de 1980, cuando piezas de repuesto para aviones Hunter habían sido liberadas. Esto no convenció completamente a los observadores militares británicos porque sabían que Chile estuvo desesperadamente buscando piezas, motores e incluso células de aeronaves Hunter en el mercado internacional hasta el inicio de las hostilidades entre Gran Bretaña y Argentina. La inferencia más razonable es que las autoridades británicas no podían - o no querían - proporcionar ese material. En cualquier caso, el Ministerio de Defensa británico negó que los aviones Hunter y Canberra entregados a Chile hayan sido donados o vendidos como resultado de los entendidos que se produjeron durante la Guerra de las Malvinas, alegando que los acuerdos al respecto se habían hecho mucho antes las hostilidades comenzar.

Un Nimrod del Escuadrón 51; la única comprobación de la participación de esa unidad en el conflicto, en misiones de espionaje electrónico, fue el hecho de recibir una condecoración de combate. Un Nimrod del Escuadrón 51; la única comprobación de la participación de esa unidad en el conflicto, en misiones de espionaje electrónico, fue el hecho de recibir una condecoración de combate.

Al menos doce aviones Hunter fueron retirados de la Unidad de Armamento Táctico de la RAF en Brawdy y trasladados a la Fuerza Aérea de Chile. Los primeros ocho fueron desplazados el 6 de abril de 1982 a la base de la RAF en Abingdon, donde fueron reformados y encajados antes de ser enviados por carretera a la base de la RAF en Brize Norton. Los aparatos salieron de allí en dos lotes, uno el 24 de abril y otro el 22 de mayo, a bordo de cargueros Boeing 747 de Flying Tiger Airlines, llegando a Chile con escala en Puerto Rico.

Cazabombarderos británico Hawker Hunter entregados por el Reino Unido a Chile

El Boeing 707 de la Fuerza Aérea de Chile, que estuvo en Gran Bretaña varias veces en 1982 para recoger piezas de repuesto para los Hunter y Canberra. El Boeing 707 de la Fuerza Aérea de Chile, que estuvo en Gran Bretaña varias veces, en 1982, para recoger piezas de repuesto para los Hunter y Canberra.

El 22 de noviembre, más cuatro Hunter llegaron a Abingdon, siendo luego remitidos por vía aérea a Chile. La entrega de estos aviones permitió la reorganización del Grupo 9, que es el segundo escuadrón de Hunter de la Fuerza Aérea de Chile y que había sido desactivado en 1981 por falta de piezas de repuesto. Varios pilotos de la RAF fueron enviados para "entrenar" a los chilenos. Tres Canberra PR.Mk 9 fueron retirados del depósito de la MU 19 de la RAF en St. Athan y reformados antes de ser trasladados a Wyton, donde seis pilotos y un número desconocido de expertos de tierra chilenos habían recibido entrenamiento. Los tres aviones salieron de Wyton el 15 de octubre de 19827, pero no está seguro si estaban acompañados por el Boeing 707 de la Fuerza Aérea de Chile o por uno de los dos C-130 de esa rama de las fuerzas armadas chilenas. De todos modos, estos tres aviones de gran tamaño realizaron varias visitas a aeropuertos británicos en 1982, entre ellos Lyneham, Luton y Wyton, presumiblemente recogiendo piezas de repuesto y equipamiento.

Boeing 707 chilenos perteneciente a la Fuerza Aérea.

El general Fernando Matthei, jefe del Estado Mayor de la Aeronáutica y miembro de la Junta Militar de Gobierno de Chile, visitó Gran Bretaña; lo mismo hizo el director de la Comisión Chilena de Energía Nuclear. Gran Bretaña envió a Chile una delegación comercial y suministró a ese país cuarenta bastones de uranio enriquecido para su empleo en un proyecto de reactor nuclear.

Los F-5E Tiger del Grupo 7 de la Fuerza Aérea de Chile mantuvieron a los argentinos ocupados en su frontera oeste durante la Guerra de las Malvinas. El F-5E Tiger del Grupo 7 de la Fuerza Aérea de Chile mantuvieron a los argentinos ocupados en su frontera oeste durante la Guerra de las Malvinas.


Finalmente, Gran Bretaña también cedió a Chile sus bases en la Antártida, oficialmente a cambio del derecho de usar en carácter permanente el aeropuerto existente en las islas Diego Ramírez, en territorio chileno, al sur de la Isla Grande de la Tierra del Fuego.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Otros sitios interesantes